3. Violencia de género

La violencia contra mujeres y niñas es una grave situación que quebranta sus derechos. El impacto puede ser inmediato como de largo alcance e incluye consecuencias físicas, sexuales, psicológicas, e incluso mortales. Afecta negativamente el bienestar de las mujeres e impide su plena participación en la sociedad. Impacta asimismo a su familia, a la comunidad y a la sociedad en general.

A pesar de grandes esfuerzos y varias décadas de movilizaciones impulsadas por las mujeres, logrando la conquista de espacios en las agendas nacionales e internacionales, aún los resultados no son satisfactorios. Todavía la mujer continúa siendo víctima de violencia en todos sus tipos y de feminicidios, lo cual marca un gran desafío para todos los actores que hacen vida en el país.

Es urgente no sólo reafirmar el cumplimiento de compromisos e instrumentos jurídicos muy bien orientados para estos fines, sino dirigir la mirada a cada mujer, a cada niña y niño, a cada joven, a cada hombre y a cada familia, con una labor sensibilizadora y educativa que contribuya a la identificación y transformación de patrones culturales que crean y sostienen la auto discriminación, la discriminación social y la violencia por razones de género.

Es imprescindible para ello avanzar con programas de sensibilización y educación desde los Objetivos de Desarrollo Sostenible y la Agenda 2030, mediante estrategias educativas innovadoras y contextualizadas para llegar a cada mujer donde quiera que se encuentre.