2. Empoderamiento económico

Las mujeres contribuyen de manera significativa a las economías, por lo que invertir en su empoderamiento económico contribuiría a crear condiciones para minimizar las brechas de género, conduciéndolas a su autonomía como aspecto importante para la superación de la pobreza y la transformación progresiva de las desigualdades.

Resulta vital contribuir desde el laboratorio, con el desarrollo de propuestas formativas, de asesoría y acompañamiento, para el desarrollo de capacidades que favorezcan el emprendimiento económico de la mujer. Se pretende preparar e incentivar a cada mujer, para la puesta en práctica de potencialidades, destrezas y oficios; desde la idea de negocio o emprendimiento, hasta su estrategia de mercado y marca personal. Se asume el empoderamiento económico como oportunidad de cambio, de activación de la confianza personal y de generación de ingresos, como ruta hacia la autonomía económica.